Para nuestro especial de Reyes, en segundo lugar, nos gustaría comentar este Vídeo de la resurrección de una Volkswagen T1 de 1955. Ha sido filmada y llevada a cabo por Florian George, quien después de enterarse de la existencia de una ‘Kombi’ abandonada desde hace 40 años en los Alpes franceses no dudó en lanzarse a la aventura.

Para empezar, y a raíz del soplo de un recolector de setas, Florian se propuso localizarla en medio de un bosque ubicado a 1.300 metros de altitud. Tras mucho buscar dio por fin con la T1 aparcada en un marco de lo más pintoresco, con signos evidentes de deterioro y a punto de ser engullida por la naturaleza.

No hay problema; muchos se echarían a atrás al ver semejante panorama pero no nuestro protagonista. Él es un aficionado a las Volkswagen Aircooled y de hecho ya tiene otras máquinas, así que decide comprarla tras encontrar -también- a su descuidado propietario. El siguiente paso es, evidentemente, traer una grúa…

Pero no. Se da cuenta de que esa Kombi superviviente se merece un rescate algo más digno. ¿Por qué no intentar que bajé de la montaña por sus propios medios? Con la ayuda de los especialistas Serial Kombi, reúne el equipo material y humano para repararla y en un día consiguen devolverla a la vida. Cambio de motor por algo que no esté ‘clavado’, un trabajito aquí y allá, sobre todo en los frenos y… Voilà! Lista para intentar el descenso.

Como todo el proceso, también graban esta gesta en Vídeo. Las imágenes son sencillamente alucinantes, con la VW T1 atravesando el bosque y, después, los caminos fangosos salpicados de piedras. La vieja furgoneta parece un Jeep, ¿quién lo hubiera dicho después de 40 años? Es sorprendente que haya sobrevivido a un abandono tan prolongado; y casi mágico que haya sido capaz de cruzar las montañas para llegar al taller por su propio pié.

Toda una hazaña merecedora de ser inmortalizada en el corto que os dejamos a continuación. Es largo y está en francés -con subtítulos en inglés- pero los planos que lo componen hablan por si solos: La T1 es arrancada de las garras de la naturaleza mediante un revitalizante electroshock mecánico. ¿Cuántos más estarán como ella esperándonos?

 

Um artigo de  – JOHANNA BETERMI – Madri
La Escuderia