Bernadette y Jacky, son una pareja de jóvenes jubilados franceses, apasionados por los viajes y los vehículos antiguos.  De esta forma y por tal razón, no les costó mucho unir estas dos pasiones y atreverse a realizar una travesía de unos 20.000km a través de los caminos de América Latina.

El vehículo encargado para materializar esta aventura era su querida Ds20 Break del año 1973, con la cual ya habían realizado en el verano del 2013, un periplo hasta Shanghai atravesando Europa, Rusia, Mongolia y China.

La historia de la travesía Latinoamericana comienza casi inmediatamente después de su intervención en el ICCCR 2016 de Holanda, a mediados de agosto de 2016.

Allí participaron con la DS20 junto al club DS en Provence (institución a la que pertenecen y en la que colaboran activamente). Al finalizar el encuentro internacional, la DS fue llevada al puerto de Amberes (Bélgica), donde un barco la trasladaría hasta el puerto de Río de Janeiro, arribando el 4 de Octubre de 2016.

Paralelamente, Bernadette y Jacky  aterrizaban en el aeropuerto de Rio de Janeiro el 23 de septiembre y desde ese momento hasta la llegada de la Ds20, tuvieron que “sacrificarse” y esperar en las bonitas playas cariocas.

Al sacar el auto del barco, una mala maniobra rompió el sistema de escape. Este contratiempo fue solucionado rápidamente en un taller de la zona y desde allí se emprendió el viaje con dirección a las Cataratas del Iguazú.

Día a día la DS20 devoraba km y las vivencias se sumaban al paso de las distintas ciudades visitadas. En este vertiginoso viaje descubrirían las distintas culturas, costumbres y geografías de Sudamérica.

Una breve incursión por Paraguay les hizo conocer las ruinas de las misiones jesuíticas y tras su paso por Bolivia, descubrieron el salar de Uyuni, las ciudades de Potosí y La Paz.

Siempre con dirección norte pasarían por el borde del lago Titicaca, para arribar al mítico Machu Picchu. Siguiendo hacia el extremo sur, inicialmente por la costa del Pacifico, atravesarían en Chile el desierto de Atacama y luego haciendo una incursión por Argentina y los lugares míticos del Dakar: Humahuaca, Salta, Belén, Mendoza. Pasando por el célebre Paso de Los Libertadores, vuelven a  Chile y visitan las regiones comprendidas desde Santiago hasta Puerto Montt.

La vuelta hacia Argentina sería a través de los Andes, recorriendo San Carlos de Bariloche y la región de los lagos de la Patagonia. El rumbo seguía siendo hacia el sur, más precisamente Tierra del Fuego, cruzar el Estrecho de Magallanes y conocer Punta Arenas y Ushuaia, celebrando allí una Navidad distinta.

Desde el fin del mundo, retornaron del lado de la Patagonia Atlántica, a través de la Península Valdés y llegaron a Buenos Aires, justo en la semana de la llegada del Dakar 2017.

Una vez en Buenos Aires la agenda fue muy ajustada, ya que dividieron sus tiempos entre recorrer los lugares más pintorescos de la Ciudad y un pequeño itinerario organizado por el Citroën Club Bs As en el mismo sábado de la llegada del Dakar.

En ese sábado 14 de enero, pudieron visitar la Agencia oficial Citroën Lyon, donde fueron muy bien recibidos y donde se les presentó toda la gama completa de vehículos que se comercializa en el país. También fue el punto de encuentro para familiarizarse con algunos de los vehículos de los miembros de la Comisión directiva del Club.

Siguiendo en nuestra Capital Federal y mediante la gentil invitación que recibieron de Casa Carpe, pudieron conocer las instalaciones de esta moderna casa de repuestos PSA.

Después de almorzar, la llegada del Dakar era -sin duda- la máxima atracción de la tarde. Una vez instalados en las inmediaciones del Automóvil Club Argentino, Bernadette y Jacky pudieron saludar a dos de sus compatriotas: Stephane Peterhansel y Sebastien Loeb, quienes amablemente accedieron a la foto de recuerdo y a los afectuosos saludos.

El domingo por la mañana encararon hacia Colonia del Sacramento, en Uruguay y  un día después el destino era Montevideo. En esta ciudad recorrían sus últimos kilómetros en tierra Sudamericana, ya que el día 18 de enero la DS 20 era despachada en el puerto de esta ciudad, para que un barco la retorne en el próximo mes de marzo, nuevamente al puerto de Amberes.

Unos días después Bernadette y Jacky tomaban un avión en Rio de Janeiro que los llevaría de regreso a Francia.

En estos 4 meses se han cruzado también con muchos autos antiguos y esto también le dio al viaje un condimento extra, que sumado a los innumerables momentos de aventura que han vivido, les deja sin lugar a dudas, una experiencia inolvidable e invalorable para el resto de sus vidas.

Para ver esta increíble travesía, los viajeros han preparado una muy buena guía, detallando día por día sus vivencias, consejos y fotos: https://latinods20.baf.re.

Fotos: Jacky y Bernadette Chevillon / Alejandro Beiroa